llanto

Foto destacada: Weinberg en Stahlbühl 2017

Como residente de Heilbronn, crecí en una ciudad vinícola (algunos dicen que en una de las comunidades vitivinícolas más grandes de Württemberg, lo que para una comunidad de Franconia Occidental debería ser una distinción) y como estudiante pude participar en una u otra añada. Lo que mejor recuerdo, sin embargo, fueron las acciones espontáneas de instalar hornos en los viñedos durante la noche, lo que me pareció tan extraño ya entonces que me volvió a gustar.

Como todavía era común en ese entonces comprar vino por cajas y almacenarlo en la bodega, compré mi primer vino en 1979, solo para tirarlo por el desagüe años después. La idea de beber este vino en ese entonces ni se me ocurrió. Esta fue, bastante inconscientemente, probablemente la razón por la que comencé más tarde whisky y coñac para recoger.

E incluso cuando regresé a Heilbronn en la década de 1980 y salía por la noche, era costumbre, al menos para los Wengertern más jóvenes, beber el vino local con cola o incluso con licor. En los pubs bávaros, que yo recuerde, esto se llamaba sangre de ciervo o de buey, y en nuestro país era Corea.

A fines de la década de 1980 encontré camaradas en el norte de Alemania de todos los lugares que no solo cargaban el vino Heilbronner a casa por cajas, sino que también lo ofrecían en nuestros casinos. Fue entonces cuando aprendí a amar a Kerner porque, a diferencia del Riesling, no ejercía demasiada presión sobre el estómago. Y, por supuesto, el Lemberger, que, curiosamente para mí, pudo rematar la velada sin añadir más alcohol.

Los compañeros mayores y sobre todo bebedores preferían "el Göhring" de Heilbronn —en retrospectiva, espero que por el sabor y no por el nombre— y cuando supieron que era mi vecino y que yo iba a escuela a través de sus vapores de azufre, no había nada que me impidiera convertirme en un oficial de casino de forma voluntaria.

Unos años más tarde, cuando me orientaba profesionalmente hacia Francia, conocí el vino como un alimento de lujo. Pero eso también significó que, al menos durante el primer año, tenía una lista después de cada almuerzo y tenía que programar mis horas productivas de trabajo al final de la tarde.

Desde entonces, el vino francés me ha gustado mucho, y dado que todos los regimientos franceses tienen buenas conexiones con una bodega o casa de champán, podíamos permitirnos el lujo.

En estos 10 años más o menos, una u otra caja de vino Heilbronner llegó a Francia, por lo que pude establecer que era el mejor Lemberger que bebían mis camaradas, y no solo por cortesía. También pude tener esta experiencia durante unos buenos 30 años durante nuestras celebraciones familiares en el Gaffenberg, donde nunca quedó un Lemberger, pero otros vinos de producción local fueron bienvenidos.

Como también me quedé en los EE. UU. durante algunas semanas una vez al año en las décadas de 1990 y XNUMX, llegué a conocer y amar el vino californiano allí. Mi tía en particular, que vive allí, llamó nuestra atención repetidamente sobre los mejores vinos de California, que están en mis ojos pueden mantenerse bien con los vinos de Burdeos.

Mis años de servicio aseguraron que llegara a conocer y apreciar el vino español, ya que mis camaradas españoles simplemente no querían aceptar mi afinidad por los vinos franceses. Sin embargo, estos años también llevaron a que todos conociéramos el vino sudafricano y también aprendiésemos a apreciarlo, probablemente porque las rutas de transporte militar junto con las condiciones climáticas reinantes no eran buenas ni para el mejor vino francés o español.

En mis últimos años de servicio también conocí a compañeros italianos, y su amistad me llevó a conocer y amar las regiones vitivinícolas de Italia hasta el día de hoy - actualmente es Puglia - lo que hace especialmente feliz a mi media naranja, que tiene un tiene especial afinidad por Italia.

Sin haberme convertido realmente en un gran conocedor de vinos, pero a quien le gusta beber buenos vinos, en realidad solo he obtenido una idea: la cerveza y el vino tienen una cosa en común, saben mejor donde se producen.

Por eso sigo pensando que es bueno si consigo un buen Lemberger con mi asado de cebolla, que también puede venir del área de Brackenheim.


"El vino tinto es para los viejos, uno de los mejores regalos".

Wilhelm Busch, Aventuras de un soltero
¡Puedes apoyar este weblog en Patreon!

Publicar un comentario

Tu E-Mail-Adresse wird nicht Veröffentlicht.