¿Cómo debe proceder la UE?

Publicar foto: Mar Mediterráneo | © 8926 en Pixabay

Con el final de la Segunda Guerra Mundial, nuestra idea europea se convirtió en la visión común de todos los partidos democráticos de Europa.

Aunque siempre hubo diferencias de opinión en el diseño de una Europa común y también sucedió que los partidos individuales abandonaron el "movimiento europeo" a veces y con mucha fanfarria, pero la idea en sí se ha convertido en el consenso de todos los demócratas europeos. Mientras tanto, 28 países europeos (incluida la República de Croacia) han decidido convertirse en miembros de la Unión Europea; incluso si algunos políticos ya no quieren admitir esto en un ataque de populismo.

Además, todavía hay bastantes países europeos a los que les gustaría ser miembros de nuestra comunidad o cuentan con poder ser miembros tan pronto como su independencia ya no les brinde más ventajas. Además, otros estados siguen siendo muy positivos sobre el desarrollo de una federación europea y la han apoyado desde el principio con sus propios recursos.

Desafortunadamente, tenemos que admitir hoy que el entusiasmo inicial por crear los “Estados Unidos de Europa” ha dado paso hace mucho tiempo a una política de dar pequeños pasos.

El nacionalismo de nuestros semejantes ha recuperado fuerza más rápido de lo que jamás hubiéramos imaginado, a pesar de los cincuenta millones de asesinatos y homicidios involuntarios solo durante la última guerra mundial. Menos de 50 años después de esto, el asesinato, el saqueo y la violación fueron declarados temporalmente “razones de Estado” en algunas partes de Europa. Peor aún, sigue siendo la vida cotidiana en una parte mucho más grande de nuestro mundo.

Por eso, más que nunca, debemos desafiar cualquier forma de nacionalismo, primero en nuestra vecindad inmediata y luego también más allá. Porque nuestra idea europea sigue siendo únicamente el camino correcto hacia una unión mundial, que los nietos de nuestros nietos, con suerte, podrán experimentar algún día. Es cierto que todos estamos contentos por la reciente concesión del Premio Nobel de la Paz a los ciudadanos de la Unión, y muchos de nosotros también damos la bienvenida a nuestros amigos croatas como nuevos miembros, pero esto no debe cegarnos ante las cuestiones fundamentales de nuestra comunidad. .

Llevamos esperando una “Constitución europea” desde principios de los años cincuenta. Incluso un "ejército europeo" que ya se había decidido en ese momento sigue siendo una promesa y recientemente fue cuestionado nuevamente por nuestro actual gobierno federal.

Además de unos buenos 60 años de paz en gran parte de Europa y un mercado común, hasta ahora solo se ha logrado la eliminación de las fronteras y el euro como moneda en partes de la Unión Europea; e incluso estos logros ya no están a salvo de los nacionalistas.

Por lo tanto, depende cada vez más de nosotros, los federalistas europeos, volver a dar más relevancia a la idea europea. Tenemos que asegurar lo que ya se ha logrado, defender con vehemencia lo que se ha prometido y también abordar cosas nuevas.

Necesitamos una constitución común, necesitamos una política exterior y de seguridad común, necesitamos una moneda común y una política económica y financiera correspondiente.

Debemos gestionar la migración dentro y hacia Europa y también debemos garantizar que todos los europeos puedan vivir y realizarse como seres humanos. Además, los europeos debemos afirmarnos frente a otras comunidades y mantener nuestra propia identidad en nuestro mundo común.

Al hacerlo, no podemos ni debemos evitar la siguiente pregunta: ¿Hasta dónde puede llegar Europa, o más bien hasta dónde puede llegar?

El hecho es que Europa no puede ser considerada un continente ya que está repartida en cuatro continentes.

También es un hecho que si bien Europa estuvo conformada por las tres religiones monoteístas y sobre todo por el cristianismo, se definía como una comunidad educativa, cultural y de valores independiente de sus influencias actuales. Por eso es imperativo el ingreso de la “eterna” candidata República de Turquía a la Unión Europea, más bien, la discusión debería ser ya sobre el ingreso de países de Medio Oriente y África del Norte.

También hay que pensar de nuevo en las opciones "Unión Atlántica" y "Euráfrica". Nos guste o no, a más tardar nuestros hijos tendrán que tratar con las comunidades china, india u otras mucho más numerosas y, con suerte, poder preservar nuestros propios valores para finalmente allanar el camino hacia una democracia, unión mundial libre, federal y subsidiaria.

#constitucion #nacionalismo #identidad #federales europeos


"PRONTO, NOSTALGIA será otro nombre para Europa".

Ángela Carter, JOHN BERGER Y EL FALLECIMIENTO DE LA VIDA DEL PUEBLO (29 de marzo de 1987)