Chica con bandera europea

Días de Europa

Publicar foto: Chica con bandera europea | © Shutterstock

Es el primer Día de Europa en 31 años que mi media naranja y yo no participamos en la organización del Punto de encuentro Europa están ocupados; por eso levantarse esta mañana fue muy inusual, y ambos podíamos sentir un cierto vacío. Incluso si hoy estamos atados a algunas videoconferencias, esta falta de celebración del entendimiento internacional es una fuente de reflexión.

Es por eso que también escribo hoy entre las conferencias, que tratan el tema del "Día de Europa" de manera muy diferente, sobre los Días de Europa de las dos Europas de hoy, a saber, el Consejo de Europa y la Unión Europea. Para no recargar todo, dejo fuera la OTAN (4 de abril) y las Naciones Unidas (24 de octubre).

Los lectores regulares de mi blog encontrarán que he estado analizando el tema del “Día de Europa” desde una amplia variedad de perspectivas durante los últimos 15 años; la primera contribución correspondiente probablemente debería ser del Jahr 2006 llegado.

El primer verdadero Día de Europa, porque también fue percibido por toda la ciudadanía europea, fue el 5 de mayo, que hacía referencia a la fundación del Consejo de Europa en Estrasburgo el 5 de mayo de 1949. Originalmente, sin embargo, el Día de Europa fue fijado para el segundo miércoles de marzo por la organización de la comunidad europea y nunca fue muy popular.

Con la del ministro francés de Asuntos Exteriores Robert Schuman Al discurso pronunciado el 9 de mayo de 1950, que dio inicio a la actual Unión Europea, se añadió otro día que también podría y con toda justificación celebrarse como Día de Europa.

En 1965, los representantes del Consejo de Europa y de las entonces Comunidades Europeas, que surgieron con el "Acuerdo de Fusión" de 1965, acordaron el 5 de mayo como el Día de Europa común de las dos Europas. La justificación en ese momento era muy simple, ya que daba prioridad al Día de Europa de la Gran Europa.

Durante más de 20 años, el 5 de mayo se inició como el Día de Europa en toda Europa, pero que yo sepa nunca alcanzó el estatus de día festivo.

Como presidente federal en 1985 Richard von Weizsäcker reconocido oficialmente el 8 de mayo de 1945 no solo como el día de la rendición y la derrota de Alemania, sino también como el día de la liberación de Alemania del dominio nazi, se produjo otro cambio fundamental en Europa, que resultó en el primer Acuerdo de Schengen, que en su mayoría movió a los europeos a desear para cambiar los Tratados de Roma y también fijó el 9 de mayo como el nuevo Día de Europa, que luego se celebró oficialmente como tal por primera vez en 1986.

Para mí, sin embargo, el comienzo de la perestroika también pertenece a la Mijaíl Gorbachov 1986, porque 40 años después del final de la guerra en Europa, Europa en su conjunto había alcanzado una calidad completamente nueva con el discurso de Weizsäcker y estaba empezando a sacudirse los últimos pensamientos totalitarios que quedaban.

Teniendo en cuenta que ayer y hoy, 9 de mayo de 2020, muchos europeos conmemoramos el final de la guerra y la pérdida de personas en Europa, les recuerdo a todos que si bien la Segunda Guerra Mundial terminó en Europa el 8 de mayo, Hiroshima el 6 de agosto. , 1945 y Nagasaki el 9 de agosto de 1945 alcanzaron una calidad completamente nueva y solo llegaron a su fin lentamente con la rendición de Japón el 2 de septiembre de 1945 en todo el mundo con un total de más de 55 millones de muertes; y, sin embargo, hubo más expulsiones, reasentamientos, asesinatos y homicidios incluso después de eso. Solo en Europa se vieron afectados alemanes, polacos, cosacos y judíos.

Pero una cosa es cierta, no se puede conmemorar el 9 de mayo como Día de Europa sin el 8 de mayo, el fin del terror nazi en Europa. No solo tenía eso Konrad Adenauer, Jean Monnet y Robert Schuman reconocido, pero también Richard von Weizsäcker, 8 de mayo de 1985 un discurso innovador para Europa seguía saliendo también Mijaíl Gorbachov sacar las conclusiones correctas.

También es interesante que incluso el 9 de mayo no sea un día festivo en Europa y, si observa los últimos desarrollos en la Unión Europea, probablemente no lo será pronto.

Los dos Días de Europa representan dos modelos diferentes de Europa hasta el día de hoy, y los intentos de los europeos confesos de combinar estos dos días en una Semana de Europa, que por cierto sería una solución muy europea, solo han tenido éxito en algunos lugares de Europa. , como en Heilbronn hasta el día de hoy , donde se ha intentado durante años vincular el punto de encuentro de Europa con otras actividades, como una recepción del alcalde para personas de Heilbronn con historial de inmigración, puestos de información, concursos, manifestaciones europeas o una manifestación por Europa. en Kiliansplatz y así llenó de vida la Semana de Europa para todos los ciudadanos de la Unión.

Hoy, en este Día especial de Europa, todos deberíamos pensar qué tipo de Europa queremos realmente; y no hay duda de que funcionará sin una Europa común.

La pregunta se puede formular de manera muy simple de la siguiente manera. ¿Queremos una Europa del 5 de mayo, es decir, una federación flexible de estados que solo acuerde soluciones mínimas, en todo caso, y luego solo las implemente en medidas nacionales cuando el clima sea bueno y luego las suspenda nuevamente en la primera oportunidad?

¿O queremos una Europa del 9 de mayo consciente de su responsabilidad (8 de mayo), es decir, un estado federal europeo?

Ante los retos a los que nos enfrentamos hoy, como las pandemias, el calentamiento global, el aumento de las migraciones y el envejecimiento de nuestras sociedades, vemos que la “solución híbrida” lograda hasta ahora, que no es ni de pescado ni de carne, no funciona ni puede funcionar .

Y la eterna afirmación de los institucionalistas entre nosotros los europeos de que en última instancia y con bastante lógica se puede llegar al estado federal europeo a pequeños pasos, siempre se puede decir después de más de 70 años, cuando la mayoría de la gente ya no puede recordar por qué comenzó a caminar en primer lugar. lugar menos convincente.

Por otro lado, las viejas advertencias de los constitucionalistas entre nosotros, los europeos, son cada vez más fuertes, diciendo que los ciudadanos de la Unión, con o sin nuestros representantes, debemos recuperar la iniciativa y ayudar a la democracia y a Europa, y por lo tanto a todas las personas, a sus propios derechos, de lo contrario volveremos a ganar a los nacionalistas y, a su paso, a los totalitarios hasta los racistas.

Por lo tanto, el 9 de mayo de hoy es una invitación no solo a celebrar este día como una fiesta paneuropea, sino también a exigir que los representantes de nuestros pueblos establezcan una convención europea en la que la sociedad civil se involucre significativamente. Además, los europeos debemos una vez más, después de 1945 y 1985, reconocer nuestra propia responsabilidad y rechazar claramente todos los esfuerzos antieuropeos.

Jean Asselborn, el Ministro de Relaciones Exteriores de la UE con más años de servicio, tiene toda la razón, las fronteras internas de Europa deben caer finalmente hoy, 9 de mayo de 2020, y yo agregaría, ¡esto también para siempre!

¡Los Seehofers acérrimos de este mundo destruyen más en unas pocas semanas de lo que todos los políticos racionales pueden construir juntos en décadas!

Y que Konrad Adenauer wie auch Richard von Weizsäcker ya han construido con mucho esfuerzo, nuestros jugadores actuales vuelven a tirar el trasero.

“Pues la idea de humanidad, cuando está depurada de todo sentimentalismo, tiene la gravísima consecuencia de que de una u otra forma los hombres deben asumir la responsabilidad de todos los crímenes cometidos por los hombres y que todas las naciones comparten la carga del mal cometido por todas las demás. La vergüenza de ser un ser humano es la expresión puramente individual y todavía apolítica de esta percepción”.

Hannah Arendt, Culpa organizada y responsabilidad universal (1948)

Publicar un comentario

Tu E-Mail-Adresse wird nicht Veröffentlicht.